sábado, 1 de junio de 2013

El arbol de los chupetes

Al hilo de una reseña de DRY en Facebook me puse a pensar la de veces que yo me he planteado si serviría de algo echarse a la calle, manifestarse en contra de algo o a favor de aquello que podría cambiar a mejor nuestra existencia. Y lo cierto es que a mi pequeña duda siempre le ha acompañado una gran certeza, la de que sí sirve: sí es posible si todos nos unimos. Asi que mis preguntas se disuelven en la propia experiencia: he vivido muchos sueños hechos realidad, muchas luchas que han llegado a buen fin, mucha reivindicación escuchada. Los que me conocen personalmente han tenido que soportar mas de mil veces mis batallitas respecto al antimilitarismo, al movimiento insumiso, la cooperación, las ong's, las manifestaciones en Huelva para conseguir las tres facultades,  germen de la actual Universidad...tal y tal y tal, podría no parar porque de esos pequeños granitos de arena, junto con los demás, surgió un gran cambio... La seguridad de que cuando un grupo de hombres y mujeres se pone de acuerdo logra cualquier cosa que se propongan. Hoy, pasados seis meses de otro gran logro, debo unirlo a mis recuerdos. Un pequeño cambio del que también formé parte.
Su orígen lo definía muy bien la Gallina Pintadita en su blog, en la entrada El arbol de los chupetes.... No se trata de usar o no chupete, una gran parte de la tribu que acompaña al árbol no ha usado uno jamás, pero simboliza un cambio de rumbo para los peques, el día que empezaron a ser un poquito mas mayores.
Fue un sueño, de ahí nació un proyecto y ese proyecto se concretó, se hizo realidad el 24 de noviembre de 2012 hicimos nuestro este arbolito. Y lo mejor de aquello fue que, fue gestado e impulsado por un grupo de madres, simples mamas*, familias 2.0,
Al frente Marga (Petit foto) y Carmen( La Gallina Pintadita) comprometidas y entregadas que formaron piña junto con sus consortes y un educador infantil (Jesús, un mago, un elfo, un hombre entre hembras empoderadas) y ahi un grupo de mamás blogueras, comprometidas y entregadas (a las que les gusta más un sarao que a un niño un palote) lo dieron todo . Una Pilar Martin Loeches que creó este logo tan precioso,  también había una verdadera artista de la aguja que se curró unos broches superchulos de un arbolito y chupete : Vanesa (Mi mundo sabe a naranja) el cuento de Bego (El baúl de Bego), mágico de por si, cobró vida en la voz de Pilar (Pilar Redondo Cuentacuentos) y en las manos de Macarena (yo quedé absolutamente bloqueada explicando tres signos, no mas, del maravilloso cuento), las chapas y el buen hacer  de Ara (La colina de Puck), pusieron la insignia y hasta alguna peleilla por llevarse las últimas que quedaban,los dulces de Dunia (El hada de los dulces) un punto sublime junto con los toppers y grafismo de Maria Solomilla (que cuenta aquí divinamente y como sólo ella sabe....el secreto de quienes  han sido los elfos del árbol...no son todos los que están ni están todos los que son...¿así era? porque es un impulso de mucha mucha gente) y podría seguir porque hubo muchas más blogueras y simples mamás y simples papás...que acompañaron, difundieron y participaron como los que más


hasta conseguir hacer del  día de la inauguración una superfiesta en la que todos los niños se sintieron muy especiales y los padres sentimos que habíamos logrado un sueño. A esta le ha seguido una fiesta pirata que congregó a más gente si cabe que la inauguración, y  le seguirán otras muchas que están por llegar.


*Nada más y nada menos

3 comentarios:

Ara U.C. dijo...

Si se puede! Una entrada magnífica amiga, por mi parte estoy orgullosa de haber compartido contigo está experiencia

La Gallina Pintadita Carmen dijo...

Comprometidas y entregados todas y cada una de nosotras, englobo aquí a nuestro Jesús, que por ser minoría se va a tener que conformar. Sin esa unión nada hubiera sido posible
Ojalá fuésemos capaces de unirnos para todo de este misma forma. Demostrado está, se puede.

Marta Perez dijo...

Guau, que suerte!